Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /usr/home/siervascj.net/web/wp-includes/plugin.php on line 600 Seguimos compartiendo... - Siervas del Sagrado Corazón de Jesús Warning: Parameter 1 to wp_default_styles() expected to be a reference, value given in /usr/home/siervascj.net/web/wp-includes/plugin.php on line 600 Warning: A non-numeric value encountered in /usr/home/siervascj.net/web/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5843
938 852 752

 

                                              TESTIMONIOS

¿Cömo lo viví? Con alegría, y sabiendo que el encuentro era comprometedor. ¿Qué me gus­tó más?: Saber que hay tanta gente que vive la misma espi­ritualidad, esto me fortaleció mucho. ¿Qué compromiso me llevo? Colaborar con laas her­manas, pero guiadas por ellas. María del Huerto. Uruguay

Para mí, ha sido un sueño, bien cumplido y bien vivido por todos y creo que ha de dar buenos frutos. Muy Bue­na organización, lugar muy cómodo, que esto ayudo mu­cho. Felicitaciones para todas Las organizadoras y a la co­munidad de acogida, gracias. Hna. Carmen Pérez.

Del encuentro lo positivo es el “encuentro en si”, con her­manas que hemos conocido desde los primeros encuentros: el dialogo, la co mprensión y la alegría de pertenecer a la FSC. Lo que surge, después de escuchar a las disertantes, y nuestras reflexiones es que debemos comprometernos más siendo más solidarios con nosotros mismos y la comunidad. Caty y Blanca. la Pampa

Hasta no hace mucho, octubre era un mes en el que solo celebra­ba el cumpleaños de mi papá. Ahora es el mes de la vida. Cumple años mi hijo, nieto, sobrinos, sobrinos nietas, etc. Este año fue el sumun. Por la gracia de Dios fui participe, por ser de la Familia del Sagrado Corazón de Jesús, de los 50 años de la venida de las hermanas a América.

Ese acontecimiento lo celebramos en La Pampa. Fueron días inten­sos, compartidos con hermanas del Brasil, Chile, Paraguay, Uru­guay y Argentina. Con quienes compartimos, lo que es pertenencia, carisma, ser, misión.

Todo esto acompañados por las hermanas que nos instruyeron, cuidaron, sirvieron. Seguramente el Padre Juan estará orgulloso de ver como sus siervas cumplen con su misión. Con sencillez, con amor.

Me emocioné mucho ver la emoción de la hermana María cuando entró al hospital en donde ella sirvió, siendo tan jovencita. Todo lo que viví me hace sentir muy comprometida al ser de la Familia. Mi compromiso es hacer vida, la pertenencia y la misión, sin olvidar los estatutos.

Gracias Corazón de Jesús por elegirme. Selva. González-Buenos aires

 

                                                                 CARTA A TODAS LAS SIERVAS

QUERIDAS HERMANAS: Queremos hacerles llegar nuestro agradecimiento por todo lo que nos brindan desde siempre a cada uno de nosotros. Por estar a nuestro lado en momentos difíciles, por compartir nuestros logros en el devenir de los días y principal­mente por hacernos conocer a Jesús y María. Por la obra del Padre Juan que ustedes tan bien representan, esas violetas que él ama­ba, porque aunque se las pisara siguen dando el perfume: esas son ustedes!, diseminadas en todo lugar donde se las necesite, conta­giando la alegría de sentirse amadas por ese Esposo que no aban­dona y que ustedes saben dar a conocer, que nos lo presentan con su hacer cotidiano: firmes, alegres, acompañando y sirviendo a todos los que escuchan al Señor y quieran imitarlo. Pero también buscan­do a aquellos que no lo conocen, evangelizando en lugares recóndi­tos, sembrando amor y violetas del Padre Juan para el mundo). No bajen los brazos, las amamos! y si el amor hace la fuerza, aquí es­tamos para seguirlas, aprendiendo como lograr hacer un jardín en un desierto. Ese ramillete de violetas son ustedes y cada una con su impronta que nos marca con ese perfume de amor que transforma. Gracias!!gracias!! gracias!!! Comunidad de Ituzaingó,  Buenos Aires a Siervas del Sagrado Cora­zón de Jesús

 El encuentro vivido en San­ta Rosa fue una experiencia de Fe y alegría. La charla sobre la Espiritualidad fue la que más  llegó a mi corazón por­que me ayudó saber cómo vivir y traje como com­promiso servir y partici­par más de la comunidad. Lucía Angelos. Paraguay.